4 manualidades con tapones de corcho

El corcho es un material perfecto para realizar creaciones artísticas. Su forma y textura características otorgan un aspecto único a cualquier objeto y por ello, los tapones de vino se han convertido en la base para elaborar miles de manualidades distintas. Las posibilidades son infinitas, pero te ofrecemos cuatro propuestas para despertar tu
imaginación.

Objetos de decoración, juguetes o piezas de mobiliario son solo algunas de las posibilidades que ofrecen los tapones de corcho como base para manualidades. Sus características lo hacen un material idóneo para creaciones manuales, puesto que es resistente, elástico, ligero y de muy fácil adherencia. Si bien existen un sinfín de manualidades que pueden realizarse utilizando tapones de vino, recopilamos aquí algunas propuestas sencillas. A partir de ahí, el talento de cada artista será el encargado de darle su toque personal.




Pendrive hecho de corcho

Una idea original para realizar un pequeño regalo o personalizar el material de oficina. Para crear una memoria USB de corcho solo necesitaremos el pendrive, un cúter, una pistola de silicona caliente y un poco de destreza. Los pasos a realizar son:

  • Quitamos la carcasa de plástico de la memoria, utilizando unos alicates o un destornillador.
  • Cortamos un extremo del corcho para conseguir una tapa.
  • Con el cúter, realizamos un agujero en el tapón lo suficientemente grande para que quepa la memoria.
  • Pegamos el pendrive en el interior del corcho con silicona.
  • Realizamos una pequeña hendidura en el tapón para que encaje con el USB.

Con estos sencillos pasos, conseguiremos un pendrive de corcho, que además podemos decorar o convertir en un llavero con solo añadir una pequeña alcayata y un aro.

 


Compra los mejores tapones de corcho en La Boutique del Corcho

 

Salvamanteles

Crear un salvamanteles de tapones de corcho dará un toque rústico a nuestra mesa. En su elaboración necesitaremos una pistola de silicona, tijeras, papel de lija, un cúter y una cinta de tela de un grosor igual a los tapones. Pasos a seguir:

  • Cortamos los corchos por la mitad para que el salvamanteles no sea demasiado alto. Debemos tener cuidado de conseguir la misma medida en todos para que quede igualado.
  • Limamos los bordes de los tapones para que quede más suave al tacto.
  • Realizamos una figura geométrica con los tapones (un cuadrado, un triángulo, un hexágono...) y usamos la pistola de silicona para ir pegando los tapones entre sí. La mejor opción es hacer primero filas y luego pegarlas entre ellas.
  • Para añadir un toque decorativo al salvamanteles, colocamos la cinta de tela en todo su contorno, que iremos pegando con pequeñas gotas de silicona hasta rodearlo completamente.

Si te ha gustado el resultado, puedes complementarlo con unos posavasos, siguiendo la misma técnica con figuras más pequeñas.

Cortina de corchos

Los tapones de vino pueden convertirse en una original alternativa para decorar el marco de la puerta de la cocina, el jardín o la despensa. Para realizar una cortina de corchos, necesitaremos un buen número de tapones (en función del tamaño de la cortina), hilo de pescar, arandelas, un perfil de aluminio, tijeras, pistola de silicona y un taladro. Estas son las instrucciones a seguir:

  • Cortamos el hilo de pescar en tramos, añadiendo medio metro más a la longitud deseada de la cortina.
  • Utilizando la broca más fina del taladro, realizaremos agujeros longitudinales a los tapones, por donde irá el hilo de pescar.
  • Mediante una aguja, pasaremos el hilo por los tapones de corcho, creando así cada una de las tiras de la cortina. Podemos poner puntos de silicona en el hilo para conseguir mayor distancia entre los corchos.
  • Colocamos arandelas al final de cada tira como contrapeso y, finalmente, atamos las tiras de la cortina al perfil de aluminio.

Podemos pintar algunos corchos e incluso hacer cenefas de colores, personalizando así la cortina. También se pueden alternar cuentas de madera o plástico como separadores entre cada corcho.

Alfombra

El corcho es un material muy impermeable y resistente, así que puede ser la base para crear una bonita alfombra de baño. En la elaboración necesitaremos una pistola de silicona o pegamento, un cúter y una red de plástico antideslizante o una pieza de tela resistente a utilizar como base. Pasos:

  • Ponemos una olla con agua al fuego y cuando hierva, introducimos los corchos durante 10 minutos. De esta forma será mucho más fácil cortarlos.
  • Secamos bien los tapones y los cortamos por la mitad de forma longitudinal.
  • Recortamos la red de plástico o tela con el tamaño que queramos que tenga la alfombra.
  • Adherimos las piezas de corcho a la base utilizando la pistola de silicona. Para conseguir un resultado uniforme, lo mejor es ir colocando los tapones en filas, pegándolos a la red o tela y entre ellos.

Siguiendo los mismos pasos, podemos elaborar también pequeños manteles individuales que darán un toque muy original a la mesa.

Estas son solo algunas de las posibilidades que ofrecen los tapones de corcho para crear objetos de regalo o decoración. A partir de estas ideas, se pueden elaborar otras muchas manualidades, aportando el talento y toque personal de cada artista.


La boutique del corcho

 

0Comments