El tapón de corcho, referencia de vino de calidad que aporta a la bodega valor añadido y diferencial

La elección del sistema de cierre de las botellas de vino puede contribuir determinantemente a incrementar las ventas y los beneficios de la bodega, máxime para los elaboradores con intereses comerciales en el disputadísimo mercado internacional. Frente a otros sistemas artificiales como la rosca o el uso de materiales alternativos, léase por ejemplo la silicona o el más sofisticado e inusual cristal, el tapón de corcho constituye un elemento diferencial que, al mismo tiempo, aporta valor añadido al producto final.

Además de asegurar funcionalmente una correcta conservación y evolución del vino -siempre que las botellas se mantengan a unas condiciones adecuadas de temperatura y humedad- es al mismo tiempo un signo de distinción. La imagen que transmite entre los principales consumidores del mundo es que es el guardián de un vino de calidad, lo que a la postre convierte el descorche en todo un ritual previo a la degustación.

Así lo evidencian año tras año los diferentes estudios independientes que recopila y promueve Iniciativa Cork, agrupación de asociaciones e instituciones del sector del corcho en España, sobre las preferencias de los consumidores nacionales e internacionales en materia de tapamiento de vinos y espumosos. Unos trabajos que, como gran conclusión, revelan que este material procedente de la corteza del alcornoque es la principal preferencia para más del 90% de los consumidores en los principales mercados vinícolas. Se trata de una consideración muy a tener en cuenta por parte de los bodegueros para afianzar la comercialización interna y la exportación de los vinos españoles en un mercado global tremendamente competitivo.

En Estados Unidos, país que según el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv), lidera el ranking de importadores de vino por delante de Reino Unido, Alemania y China y es, al mismo tiempo, el principal consumidor, no tienen duda: 97 de cada 100 consumidores defienden que el tapón de corcho es sinónimo de vino de alta o muy alta calidad (Wine Opinions, julio 2017). Percepción muy similar, por ejemplo, a la de los compradores de vino del país asiático que, en un porcentaje equivalente, creen que el corcho natural es beneficioso para la calidad del vino (CTR, septiembre 2017). Un dato que avala este resultado es que el 95% de las referencias del top 100 de vinos más vendidos en China está cerrado aplicando esta solución natural y ecológica.

La apreciación positiva también resulta concluyente en los principales territorios elaboradores: Italia, Francia y España, que ocupan, respectivamente, los puestos tercero, segundo y séptimo en cuanto a consumo. Para el 86% de los bebedores transalpinos el tapón de corcho natural es sinónimo de un vino de calidad (Gfk, julio 2017), el 83% de los franceses prefiere este sistema de cierre para vinos tranquilos y espumosos (Opinion Way, junio 2017), mientras que el porcentaje se dispara en el caso español hasta el 95% (Iniciativa Cork, julio 2017), lo que supone un notable incremento de tres puntos respecto al primer estudio realizado en 2012 por Iniciativa CORK.

¡toma nota!: Los aficionados al vino asocian indisolublemente la excelencia con los vinos tapados con corcho natural, que se comercializa en diferentes calidades a elegir en función del tipo de vino, con lo que mayoritariamente aceptan pagar un mayor valor económico respecto las botellas que se presentan con cierres artificiales.

Juan Carlos Ontoria

 

0Comments