Experiencia de descorche.

Nuestra vinculación con el producto, no acaba en la venta, termina en la experiencia que le generamos al consumidor final. Porque al fin de al cabo de eso se trata, no solamente de que el tapón haga su función, conservar el vino, debemos aportar algo más. Esto es lo que hace que se especial.

0Comments